Sin Vázquez en los encuentros, candidatos de la oposición discutieron sobre minería, el puerto de aguas profundas y la relación con Argentina


1 Flares 1 Flares ×

Semanario Búsqueda, 31/7/14

Un puerto de aguas profundas al este del país, el comercio y los problemas con Argentina y la promesa de una inversión multimillonaria en minería formaron parte esta semana de la agenda de la mayoría de los candidatos presidenciales. Si bien no debatieron entre sí, en dos actividades públicas los candidatos dieron sus puntos de vista sobre algunos de los temas más sensibles para el futuro del país.

Pero en ambos casos hubo una ausencia notoria: la del presidenciable del Frente Amplio, Tabaré Vázquez. Como en campañas anteriores, no es común que Vázquez participe en mesas de debate en las que estén sus competidores.

El lunes al mediodía en el Club de Golf ante empresarios y el martes por la noche en el Paraninfo de la Universidad de la República ante un grupo de personas que en su mayoría se oponen al proyecto de megaminería de Aratirí, los candidatos presidenciales de la oposición hablaron sobre esos dos temas, que hasta ahora no han sido eje de la campaña electoral.

El lunes 28, Pedro Bordaberry (Partido Colorado), Luis Lacalle Pou (Partido Nacional) y Pablo Mieres (Partido Independiente) asistieron al almuerzo del Centro de Navegación. Vázquez no asistió y en su lugar fue el ex ministro de Transporte Víctor Rossi.

En sus presentaciones, los candidatos y Rossi reconocieron los problemas que hay con Argentina en materia de navegación, que terminan afectando el comercio del país.

“La diplomacia presidencial no goza de buena salud”, dijo Lacalle Pou. En un mismo sentido habló Bordaberry, quien reclamó “terminar” con este tipo de diplomacia. “Hay que dejar de pensar en tomar el té con la señora”, agregó Mieres al referirse a la relación de José Mujica con Cristina Fernández.

Bordaberry puso como ejemplo que, si bien tiene “buena relación” con el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, y con el jefe del gobierno de la ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri, está “seguro” de que ellos defenderán los intereses de Argentina.

Los tres candidatos reclamaron la vez que se “profesionalice” la Cancillería. Lacalle Pou dijo que se deben “fortalecer” las delegaciones uruguayas en las comisiones del Río Uruguay (CARU) y del Río de la Plata (CARP).

En la reunión también se habló sobre el puerto de aguas profundas que impulsa la administración de Mujica. Al respecto, Lacalle Pou criticó que el gobierno realizó “cuatro anuncios distintos” sobre dónde se ubicaría. “El puerto de aguas profundas es Montevideo, secundado por el de Nueva Palmira”, dijo.

“¿Quién no quiere un puerto de aguas profundas?”, se preguntó Bordaberry, pero señaló que en lugar de consultar a las empresas constructoras hay que saber qué piensan los operadores de carga.

Sobre el tema, Rossi respaldó lo realizado hasta ahora por el gobierno. “No le sirve a Uruguay comenzar de nuevo” con los estudios, dijo.

Aratirí. 

Los candidatos de la oposición se vieron las caras al día siguiente, esta vez para hablar sobre el proyecto Valentines de la minera Aratirí, filial de la empresa india Zamin Ferrous. Una de las sillas del Paraninfo estaba vacía para simbolizar la ausencia de Vázquez, criticado y abucheado por la gente.

Lacalle Pou dijo que es “grave” pensar que se puede negociar “soberanía ambiental”. “Es un bien público, no se puede negociar. Es un derecho soberano constitucional que dice que con eso no se negocia”, afirmó.

El candidato blanco dijo que no estaba para dar “manija”, pero expresó su compromiso contrario al proyecto.

Bordaberry, en tanto, expresó que está abierto a que lo convenzan de que el proyecto es viable. Pero a la vez señaló: “La minería metalífera a cielo abierto empieza a generar los problemas porque la extracción de caliza se complica cuando agregan componentes químicos”.

“El presidente Mujica nos dijo que iba a dejar tres paquetes armaditos. El puerto de aguas profundas, el contrato con Aratirí y la regasificadora. ¿Y saben qué? Escucho tic, tac, tic, tac, que alguno va a explotar. Este paquete de Aratirí al final de su mandato no lo tiene que firmar. No sé cuál es el apuro que tiene para firmar, con todas las dudas que tenemos. Debería dejarlo para la próxima legislatura”, dijo.

Bordaberry explicó que se opone al proyecto de Aratirí “porque no hay plan de cierre, los más de U$S 1.000 millones de beneficios tributarios, el ordenamiento territorial donde se pasa por arriba de la directriz local y departamental y por último porque estas cosas tienen que ser secretas y confidenciales. Va a haber mucha gente que a los 40 años se va a quedar sin trabajo, el aire en Valentines va a ser de condición mediocre a mala”.

Gonzalo Abella, el candidato de Unidad Popular, dijo que es una “vergüenza y un bochorno” la ley sobre megaminería. “Las 43.000 toneladas de explosivos significan dos bombas de Hiroshima por año, no tienen idea de cómo se propaga el sonido y la lluvia ácida. Cuando tiendan su ropa se va a llenar de agujeros por la lluvia ácida, esa es la megaminería”, aseguró.

A la vez dijo que los “cuatro partidos tradicionales” tienen una “inmensa responsabilidad con el modelo de mal desarrollo” del país.

El candidato del Partido Ecologista Radical Intransigente (PERI), César Vega, dijo que el gobierno va a dejar una empresa que no se sabe “ni dónde está”. “Nos van a dejar unos cráteres gigantescos que dicen que van a tapar. No pueden parar el robo de cables, pero dicen que van a controlar que esta empresa tape los cráteres. El agua terminará contaminada. Bah, creo que no porque espero que la gente no los acompañe. Nos dejará gente enferma, sin trabajo a los 10 años y un paisaje inutilizable”.

Luego sostuvo que Zamin Ferrous “es la empresa del Partido Socialista”. “(El gerente general de Aratirí, Fernando) Puntigliano es socialista, Vázquez es socialista, (el ministro de Industria, Roberto) Kreimerman es socialista y (la ex directora de Medio Ambiente) Alicia Torres es socialista”.

El único que habló a favor de la minería fue Mieres. “La actividad minera es una oportunidad más de diversificación de nuestra matriz productiva. La riqueza de nuestro subsuelo es parte de nuestra potencialidad productiva y la actividad minera es tan valiosa como el resto de nuestras actividades productivas. También creemos que se puede hacer minería responsable y sostenible manteniendo altos estándares sociales y ambientales. Genera puestos de trabajo y puede generar importante valor agregado mediante la implementación de cadenas de valor”, dijo.

Mieres recordó que los cuatro partidos con representación parlamentaria firmaron un acuerdo en diciembre de 2012. Ese proyecto, afirmó, “reflejaba esos acuerdos”, pero el Partido Nacional y el Partido Colorado “votaron en contra”.

1 Flares Twitter 0 Facebook 1 Google+ 0 LinkedIn 0 1 Flares ×